lunes, 24 de diciembre de 2012

SIN DINERO NO HAY SUIZOS


Las sandeces del rico, por sentencias pasan.


Francisco I de Francia

La frase que sirve de título a este artículo fue acuñada en el  siglo XVI. También se la encuentra escrita como No hay dinero, no hay suizos. Se atribuye al monarca francés Francisco I, y su significado hace referencia a los mercenarios suizos, eficientes contingentes militares de piqueros que se alquilaban para las guerras europeas, por aquellos Estados que los podían pagar, con frecuencia Francia y España. Como tales mercenarios, si no cobraban no movían un dedo. Y lo aplicaban a rajatabla, de ahí la resignada expresión del rey de Francia, que debía de andar cortito el hombre, como todos.
He considerado conveniente comenzar con tan curiosa frase histórica dado que hoy hablaremos de eso mismo, de dinero y de suizos. Y es que este artículo nació el día que leí otro en la web de Business Insider, titulado 7 razones por las que Suiza es el país mejor gestionado del mundo. Pueden ustedes encontrarlo en  la siguiente dirección web, yo lo encontré en inglés, aunque me han dicho que lo han traducido en alguna parte: www.businessinsider.com/swiss-managemenet-lessons-2012-12. El artículo hace referencia a la obra de un economista alemán, un tal Gerd Habermann, en la que desgrana las mencionadas 7 causas por las que Suiza se ha convertido en el país mas competitivo del mundo y recomienda a otros países y empresas que apliquen estos mandamientos para acompañar a Suiza hacia el colmo del éxito. Cuando acabé de leer, se me llevaban todas las Furias. Hagan la prueba. Aquí cualquiera juega a ser Michael Porter. Es lo que tiene la red, que cualquiera escribe.
Así que Suiza nos da ejemplo señores. Lamentablemente para usted señor Habermann la mayoría de nosotros sabemos lo que es Suiza. Y yo, para no aburrirles, les voy a resumir las 7 perlas suizas que nos deslumbran y les voy a dar mi humilde opinión ordenadamente.
  1. Lo pequeño es mejor. No cabe duda de que se puede tener éxito siendo pequeño. Países y empresas pueden elegir una estrategia de calidad, especialización y buena gestión como alternativa al crecimiento. Pero decir que ser pequeño es bueno en sí mismo no es más que una sandez. Hay ejemplos de todos los colores que desmienten esta afirmación. Y recuerde que, en cuanto a países, lo pequeño es bueno mientras lo grande lo permita. Todos los estados pequeños han subsistido a lo largo de la Historia bien por el permiso de los grandes, bien por su patrocinio expreso. Señor Habermann, ya que le excita lo pequeño, le sugiero que para su próximo artículo analice usted las excelencias de un país todavía mejor que Suiza, el Vaticano, que es el mas pequeño.
  2. Hay pocos intermediarios y todo el mundo cuenta. Pues mire en esto tiene usted razón y me parece que lo hacen muy bien. Su democracia es bastante directa y sus ciudadanos votan hasta a los jueces. Enhorabuena por esto, las cosas como son. Le recuerdo que hay más países que también funcionan así y otros que están caminando en tal sentido.
  3. Todo está descentralizado. ¿Y qué? Otra tontería como la del punto 1. Aunque de los peligros de la descentralización, como español se un rato, no obstante admitiré que desde luego la descentralización de procesos y decisiones es una virtud en muchas situaciones, especialmente en países o empresas grandes. Aunque no faltan ejemplos de estrategias contrarias que también funcionan, como la de Francia. Como en tantas cosas, en unos contextos es productivo descentralizar en otros no. Y Suiza tuvo pocas opciones de elegir, habida cuenta de que no es mas que una amalgama de cantones independientes.
  4. Las decisiones se toman a nivel local. Esta la ha puesto usted porque 6 razones le parecían pocas. Es decir lo mismo que la anterior.
  5. No hay políticos de carrera. Verás Gerd, el hecho de que el político sea más o menos de carrera no influye demasiado. De hecho, aquí en España tampoco se dedican profesionalmente a la política y algunos son unos chorizos. Da igual que se dediquen a la política como un breve paréntesis en sus vidas profesionales o por un espacio mas largo. De todas formas, unos y otros, si han ocupado cargos de gobierno, ya no vuelven a ser los mismos. Hay ejemplos de buenos y malos políticos tanto en los amateur como en los profesionales. Hay chapuceros que son flor de un día y gobernantes admirables que han entregado su vida al servicio público. Por cierto, ¿Cómo se traslada a la empresa esta recomendación?
  6. El país es un refugio seguro para el dinero y el saber. Ya lo sabemos. El dinero se refugia de la regulación, la imposición y la ley. Sobre que es un refugio para el saber también lo sabemos y le recordamos que, desde Rousseau hasta Einstein, muchos de los suizos talentosos no han visto con muy buenos ojos su “refugio”.
  7. Guardia Suiza del Papa
  8. Hay una actitud de clase media. ¿Qué significa esto Gerd? Muchos países tienen clases medias más o menos desarrolladas. Admiramos las clases medias tan comprometidas de los países escandinavos por ejemplo. Explicas que la cultura suiza no está basada en un determinado origen étnico, religioso o lingüístico. Vamos hombre. Claro que tienen una etnia europea y encendidas polémicas sobre la excesiva inmigración que últimamente les llega. Hablan varias lenguas según el cantón, pero ojito con llegar allí y no hablarla. ¿Y que no son religiosos? Te recuerdo Gerd que el Papa no quiere sino suizos para la seguridad de sus palacios y que Ginebra fue ciudad protagonista del reformismo cristiano europeo.
Hasta aquí lo que podemos objetar al artículo. No obstante, para mayor abundamiento, no deberíamos formarnos una opinión sin recordar unas breves pinceladas sobre cómo Suiza ha llegado a ser lo que es hoy día, gracias a qué y a quiénes.
La Historia real de Suiza es interesante y hermosa como la de toda nación europea. Animo al lector a buscar la abundante bibliografía y a bucear en las relaciones que tuvieron lugar entre Suiza y España. Aquí nos limitaremos a decir que la historia de Suiza es el relato de cómo un país sin población, sin recursos naturales y sin salida al mar, fue convertido en el Jardín del Edén por todos sus vecinos europeos.
Suiza nace como estado moderno al final de las guerras napoleónicas. Hasta entonces, si bien los suizos habían luchado bravamente por su independencia, de tanto en tanto eran ocupados por las sucesivas potencias cuando lo consideraban conveniente. Más como fruto del desinterés de las naciones limítrofes por unas tierras excesivamente montañosas, despobladas y hostiles, donde no existía nada de valor, que por méritos de sus habitantes, Suiza recibió permiso para existir como estado independiente en el Congreso de Viena de 1815, configurándose de este modo como la tierra de nadie entre las potencias europeas, hecho demostrado por el compromiso escrito de todas ellas a  reconocer la neutralidad perpetua de la nueva Suiza. De esta manera Suiza nace como un país pobre, situación que mantiene durante la mayor parte del siglo XIX.
Pero con la llegada de la revolución industrial y el boom del capitalismo los suizos vieron cambiar su suerte. Una vez más, no por sus méritos, sino por voluntad del resto de Europa. Debido a su neutralidad forzosa, los bancos con sede en Suiza comenzaron a recibir capitales multinacionales en cantidades ingentes, lo cual promovió su sector financiero y como fruto la  actividad agrícola e industrial, destacando entre otras cosas en relojes y chocolates, buenísimos para hacer honor a la verdad. Los suizos trepanaron todos los Alpes para poder circular decentemente por su país y las ciudades prosperaron más allá de la economía de subsistencia. Nació su clase media. Y su clase alta.  Su población se disparó tras la Gran Guerra.

Europa bajo la dominación del III Reich Alemán

Por supuesto los suizos entendían la neutralidad a su modo, según las circunstancias. Por eso se convirtieron en los mayores financieros del III Reich. Toneladas de oro expoliado de los países invadidos pasaron a las cámaras acorazadas de los bancos suizos. Y préstamos en francos suizos o marcos del Reich alimentaban las fábricas de armamento alemanas. Ni una sola bota alemana pisó el neutral suelo suizo, mientras que al tiempo Alemania le metía por el culo a belgas y holandeses sus declaraciones de neutralidad. Claro que ya sabemos que Bélgica y Holanda no estaban tan bien gestionadas. Las autoridades judías mantienen todavía procesos abiertos contra Suiza por haberse quedado con el dinero de los judíos masacrados en el Holocausto, busque el lector en internet. Al mismo tiempo, para los judíos las fronteras suizas se cerraron durante el conflicto, logrando comprar la entrada solo unos pocos elegidos. Allí mantuvieron sus ahorros los jerarcas y científicos nazis para disfrutarlos después, una vez calurosamente acogidos en Argentina y Estados Unidos.
Tras la guerra, las naciones de occidente siguieron respetando a Suiza como la tierra de nadie o casi ya tierra de todos. Así decidieron instalar allí las sedes de muchos organismos supranacionales, hecho este que catapultó la economía suiza: la ONU, la Cruz Roja, la FIFA, la UEFA, la OMS, el COI, la OIT, la EFTA, la OMC y otras muchas menos conocidas. Allí se construyó el multimillonario proyecto científico internacional CERN. Del mismo modo grandes corporaciones multinacionales se mudaron a Suiza desde sus países de origen de las cuales no nombraré ninguna. Ni que decir tiene el efecto enriquecedor que esto tuvo en la economía de un país tan levemente poblado. ¿Todavía le sorprende a alguien que tengan la cuarta mayor renta per cápita del mundo? Pero ¿qué lección podemos aprender de los suizos? Pues ninguna. Son fruto del consenso internacional y no de su buen management. Recuerdo que en PIB per capita es solo superada por Qatar, Luxemburgo y Noruega.
Hasta aquí la Historia de la bien gestionada Suiza. Pero ahora analicemos un poco de su presente.
Heidi, ¿suiza o japonesa?
Aparte de por cabritos (los de Heidi digo), Suiza está poblada por bancos. El 50% de su PIB procede del sector financiero. Todo queda dicho ya. Qué bien gestionada está Suiza. Es que me emociono oigan. Estos bancos reciben el dinero sin hacer muchas preguntas y son totalmente confidenciales. Estimaciones recientes calculan que pueden depositar hasta un tercio de la riqueza privada mundial. Lean ustedes el reciente caso de Hervé Falciani, que robó datos sobre miles de cuentas en Suiza que implicaban a poderosos de todo el mundo. Los estados europeos se dieron codazos por hacerse con la lista lo antes posible. ¿Para qué? Oficialmente para regularizar impuestos. ¿Seguro? El anuncio del actual Ministro Montoro sobre publicar una lista de los mayores defraudadores de España no incluye la intención de hacer públicos los nombres españoles de la lista Falciani.  
Por si les parece que España entró tarde, Suiza es un país que no entró en la ONU hasta el 2002. Ni falta que les hacía a los reyes del mambo. No pertenecen a la UE ni manejan el Euro pero sin embargo Europa de buen grado los invitó a formar parte del Espacio Schengen en 2005. El chollo del siglo para Suiza.
Qué les gusta a los suizos el libre comercio. Pero ay, no se crean que les vendemos por ello nuestros pimientos y tomates. De eso nada, el sector agrícola suizo está fuertemente protegido. Y con el aplauso de la UE, quien es capaz de llegar a las manos con Rusia por unos arancelillos de nada, pero con Suiza…. pelillos a la mar.  
Es un país con unos preciosos paisajes, hay que reconocerlo. Pero cuando se trata de producir energía, los riesgos ecológicos no les preocupan demasiado. Un 34% de la energía que produce Suiza es nuclear. Tienen los muchachos 4 centrales nucleares lo cual casi quintuplica el porcentaje de centrales por habitante de España por ejemplo. Teniendo en cuenta que Suiza tiene un riesgo sísmico moderado-alto por estar al borde de la placa tectónica eurasiática que sigue la línea de los Alpes, habría que preguntarles cómo piensan actuar después de Fukushima.


Puente del Alamillo en Sevilla
La fiscalidad de Suiza es muy reducida como es bien sabido, de hecho una de las mas bajas de los países desarrollados, lo cual unido a las ventajas del espacio Schengen, la convierten en una localización muy atractiva para las empresas, para perjuicio del resto de países Europeos. Un ejemplo: hace unos días se supo que Santiago Calatrava ha trasladado su sociedad patrimonial y de inversiones a Suiza,  para no pagar tanto aquí. Así que ciao Valencia y ciao España. Aquí que paguen los pringaos ¿verdad Santi? Justo el año pasado fuiste nombrado embajador honorario de la Marca España. Supongo que habrás usado el nombramiento en el WC de diseño de alguna de tus mansiones. A mí por el contrario, se me ocurre qué podrías hacer con el puente que construiste en mi ciudad. 
La guinda y por si les quedaba alguna duda, también de este mismo año, es la propuesta gubernamental Suiza titulada “Por un subsidio de base incondicional”, que es el comienzo de la legislación de un sueldo para todos, sin tener que trabajar, una paga perpetua para todos sus ciudadanos de entre 2.000 y 2.500 francos (1.500 y 2.000 euros). No es un salario social como pueden ver, ni una ayuda de subsistencia para los más desfavorecidos. Es un sueldazo para todos por el hecho de ser suizos. Ni los romanos tuvieron esto. Y a vivir se ha dicho. ¿A cargo de quién? Pues de usted y de mí, querido lector. El día que esta ley entre en vigor, Suiza se habrá confirmado como la garrapata de Europa.
Estas y otras cosas son las que hacen tan guay a Suiza y no la excelencia en el management.  Así que no me toque los concejales señor Habermann y dejemos las cositas como están. Llamemos al pan, pan y al vino, vino.
Por cierto, el pollo que cita a Habermann se llama Max Nissen, un periodista norteamericano. Dado que los sujetos como él no pueden desaprovechar ni una ocasión de hacer el ridículo, cita un párrafo de un boletín del banco suizo Credit Suisse que dice lo siguiente:

Hay veredicto y es inequívoco. Si comparamos ubicaciones para negocios globales, las libertades civiles de que gozan y considerando el número de premios Nobel o la calidad de académicos, empresarios, artistas y autores, Suiza siempre ha ocupado los escalones más altos.

Lo dicho. De cemento armado.

Así que señor Habermann, por mí ya sabe usted por donde puede meterse sus 7 reasons.

Que tengan buena semana.

  

Las sandeces del rico, por sentencias pasan.
D. Miguel de Cervantes




No hay comentarios:

Publicar un comentario