lunes, 25 de febrero de 2013

POR UN MAR SIN PLASTICOS



Probablemente se ha hecho más daño a la Tierra en el siglo XX que en toda la historia anterior de la humanidad.


La Operación Dragoon desembarcó 3 divisiones de infantería
de EEUU y una división acorazada francesa en la Costa Azul
en Agosto de 1944
Junio de 1943, Francia. La Wehrmacht ocupa todo el país desde noviembre del año anterior, ya ni siquiera les dejan a los franceses libres el sur. Quieren los alemanes defender la Costa Azul del mas que probable intento de desembarco aliado. Las aguas turquesas de este paraíso natural reciben la visita de baterías de costa y puestos de observación. Las patrullas motorizadas vigilan día y noche los movimientos de la población. A 15 minutos en coche de Toulon,  un hombre delgado y su mujer flotan en una cala hermosa y apartada, mientras dos amigos vigilan en tierra para evitar visitas indeseadas de los nazis. El nadador, que lleva una extraña mochila, se mete en la boca un raro aparato que parece conectado a su espalda y desaparece bajo las aguas. Su mujer le observa con sus gafas de bucear desde la superficie. Al cabo de un buen rato el hombre sale a la superficie, descubriendo una gran sonrisa al quitarse el aparato de la boca. La prueba ha sido un éxito. Puede respirar autónomamente bajo el agua. Su invento, el regulador, ha nacido al mismo tiempo que el buceo moderno.  Gracias a él y a muchos otros que han ido mejorando la tecnología, el aficionado de hoy en día tiene a su disposición el material y equipo necesarios para la práctica de buceo recreativo.



Regulador moderno de fabricación italiana

El Mundo del Silencio, tal como lo definió el hombre delgado de nuestra historia, ha cautivado desde entonces el corazón y la afición de millones de personas en todo el mundo. Y quien les escribe es uno de ellos.

Siempre me fascinó el mar. La visión del mar ha ejercido en mí un magnetismo especial desde que lo vi por primera vez. No podré olvidar nunca aquella mañana, difícil de fechar, en la que, entre los pinos verdes y las dunas blancas de Huelva, el mar apareció inmenso ante mí con su color entre azul y verde y con ese olor a sal y a vida que se incrustó en mi cerebro de niño. Contemplar el mar, sentir la brisa marina en la cara, navegar sus olas y explorar sus fondos, son para mí y para muchos un placer difícil de sustituir. Como marino en otra vida y hombre de tierra adentro en esta, mi espíritu y aficiones siempre rondaron el mar y los temas navales. La Historia de la navegación, la acuariofilia, el modelismo naval, la naturaleza marina y el buceo recreativo ocuparon mi tiempo libre, que nunca fue mucho.

Para todos aquellos amantes de la naturaleza y el medio marino, tener la oportunidad de explorar cuanto se oculta bajo la superficie de las aguas es una experiencia insustituible. Estando el 70% de nuestro planeta bajo la superficie de las aguas, conocemos sin embargo menos el fondo marino que la superficie lunar. Bajar a las profundidades del mar y observar allí la vida que se desenvuelve ajena a nosotros, supone un privilegio electrizante para aquellos que no se resisten a esta aventura. Por eso les animo a visitar la feria del buceo del 2 y 3 de marzo próximo.

Sí. Se celebra el próximo fin de semana el 5º Madrid Dive Travel Show, con el lema Por un mar sin plásticos. Y he aquí el motivo de este artículo: poner mi granito de arena para la concienciación en el reciclaje de los plásticos, que constituyen una fuente de contaminación de nuestros mares aún por controlar. Ser buceador y amante de la limpieza de nuestros mares es todo uno. Animo al lector a leer más acerca de la llamada Sopa de Basura, Sopa de Plástico o Isla Tóxica, un remolino de deshechos plásticos situado en el Pacífico Norte  de 1.400.000 km² de superficie. Le animo a indagar sobre el efecto destructivo que nuestros residuos mal desechados tienen sobre la vida marina, incluso en cantidades muy pequeñas. Averigüe cómo las minúsculas partículas plásticas pueden llegar a ser de tamaño microscópico con lo cual pueden ser consumidas por el zooplancton y a través de él llegar al consumo humano por la vía de las cadenas tróficas y la pesca. Su efecto en la salud de la población mundial está aún por determinar.

Me gustaría convencerles a todos de la importancia de contribuir al reciclado, al consumo ecológico y a la ordenada separación de los residuos plásticos. Pongamos un poco de nuestra parte para cuidar nuestros mares. Pequeños gestos como no arrojar basuras al mar ni a ningún curso de agua contribuirán a mantener vivos nuestros fondos marinos que en esta casi isla que es la península ibérica tenemos el lujo de compartir entre Mediterráneo y Atlántico.

Batalla de Lagos, acuarela de José Moraleda y Montero
realizada en 1784 según oleo de Francis Swaine. 

Los que me conocen saben que no puedo terminar sin otro apunte histórico que en este caso es también una interesante curiosidad. Y es que doscientos años antes de la escena que narrábamos al principio y desde el mismo lugar en el que se probó el regulador de buceo, Toulon, zarpó una flota del rey de Francia, en el seno de la Guerra de los Siete Años (en la que también se vio envuelta España). La agrupación fue interceptada en aguas del estrecho por una fuerza de la Royal Navy y, tras una azarosa persecución, fue parcialmente destruida en las transparentes aguas del Algarve un día de verano de 1759. Hoy, gracias al trabajo e inversión de arqueólogos y empresarios portugueses, los buceadores amantes de la Historia tienen la oportunidad de contemplar con sus propios ojos los restos del navío de 80 cañones francés L’Ocean en una inmersión apta para todos los niveles de experiencia. Solo describirlo pone los vellos de punta. ¿Se animan?

Que tengan buena semana.

Probablemente se ha hecho más daño a la Tierra en el siglo XX que en toda la historia anterior de la humanidad.
Jaques-Yves Cousteau (1910-1997)
Militar, explorador, naturalista e investigador francés
Inventor del regulador de buceo en 1943


No hay comentarios:

Publicar un comentario