jueves, 13 de agosto de 2015

EL MES DE LA IRA



 "You provide me with the photographs, and I'll provide you with the war"


Washington 21 de abril de 1898. El ejemplar del New York Journal que tiene en la mano no cambia mucho con respecto a los anteriores. Durante meses la prensa amarilla ha venido inflamando a la opinión pública de todo Estados Unidos. Poco les importa la verdad. Todo con tal de crear presión a congresistas y senadores de modo que empujen al Presidente a declarar la guerra. 

De poco estaban sirviendo sus esfuerzos diplomáticos en pro de la paz. Había obtenido de su gobierno contestaciones afirmativas a cuantas demandas planteaba la Casa Blanca. Se había enfrentado abiertamente a los diarios sensacionalistas que inventaban historias fantasiosas para empañar la imagen de su pais. Pero quien tiene la pluma, tiene el poder. Sus declaraciones eran modificadas, falseadas o simplemente ignoradas.

Primero fue el incidente de aquella mujer supuestamente desnudada por policias españoles. Por mas que se demostró que había sido recatadamente registrada por una mujer policia, el periódico publicó una ilustración provocadora solo para encender los ánimos. Luego hubo cierta rectificación cuando la detenida declaró haber sido tratada siempre con el mayor respeto. Pero el daño estaba hecho.

Después vino lo del Maine. Las conclusiones del periódico estaban en las portadas antes de cualquier investigación seria."Un torpedo destruye el Maine", dijeron. Farsantes.Estaban decididos a llevar al pais a la guerra.

Alguien toca a la puerta. "Adelante". Un funcionario entra en el despacho y le entrega un sobre. Trae el sello del Departamento de Estado. Con la misma preocupación que le acompaña desde hace meses, Luis lee el escrito. Con desolación, sus hombros se abaten, demostrando su cansancio y su impotencia. No puede creer que los políticos se hayan dejado llevar por intereses tan mezquinos. El Presidente McKinley ha cedido.

Don Luis Polo de Bernabé, embajador de España en los Estados Unidos, sabe que solo le resta hacer las maletas con su mujer y volver a Madrid. No ha podido evitarlo. La prensa ha sido más fuerte. 

Según aquella nota, a partir del día 25 de abril, los Estados Unidos de América declaran el estado de guerra con España.

.......................................................................................................... 

Como vemos el sensacionalismo mediático es tan antiguo como influyente. Ha adoptado muchas formas. Por ejemplo, la telebasura es ese fenómeno mediático que tuvo su origen en los años ochenta en los Estados Unidos y en cuyo lodazal nos comenzamos a revolcar los españoles en la década de los noventa del pasado siglo. Al principio todos, ignorantes aún de la comida que nos estaban sirviendo en el menú. Después solo los menos escrupulosos, habiendo los mejores descartado el plato tras la primera degustación. 

Como bien saben los habituales de mi últimamente descuidado blog, he alertado en ocasiones contra la falta de escrúpulos de ciertos sectores de la profesión periodística. No soy periodista (si lo fuera sería omnisciente), pero a base de observación he logrado aprender algo.  Y por eso hoy alerto de que el peligro no está ya en la telebasura sino en la desinformación. El verdadero riesgo está en la televeneno

La televeneno (prensaveneno, radioveneno,…) te intoxica imperceptiblemente. Contamina tu mente bajo la apariencia de información plena de seriedad y rigor. La suministra un guapo con corbata y expresión profesional. O una guapita de cara que te hipnotiza con unos ojazos verdes que siguen coquetamente el teleprompter.  O un reportero a pie de calle, que grita para hacerse oir entre el ruido urbano, como un campeón aguantando vara. Aperturas con titulares musicalizados que nos hacen apagar la batidora con la que hacíamos el gazpacho, para poder enterarnos bien de esas primeras noticias, tan importantes y certeras. 

¿Seguro? Mas nos vale colocarnos la armadura ante semejante agresión.

  • ¿Qué están transmitiéndome como noticia? ¿Es esto realmente una noticia? Para que algo sea noticia debe ser una novedad. El castellano posee una palabra sinónima para noticia: nueva. En inglés las noticias son the news, las nuevas. Si no es algo nuevo o amplía informaciones sobre noticias anteriores, entonces no es noticia.Conviene consultar, como siempre, el diccionario de la RAE, según el cual, noticia es:
1.        f. Noción, conocimiento.
2.        f. Contenido de una comunicación antes desconocida. 
La primera acepción, siempre la principal, responde al significado de su origen latino notitia. En la segunda observamos el significado al que hacía referencia más arriba, novedad, nueva.
Como corolario de este apartado, consideremos también que a veces los medios sencillamente omiten, callan, decidiendo así que alguna información no les merece la consideración de noticia. ¿No es esto poder?

  • ¿Cuántas veces me están repitiendo la misma noticia? La reiteración tiene su importancia, si quieres que alguien interiorice algo, repíteselo hasta la extenuación (como bien hacen las religiones). Un ejemplo verídico:
Titular Telediario 02/08/15: Artur Mas firmará mañana el decreto para convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre.
Titular Telediario 03/08/15 (matinal): Artur Mas firma hoy el decreto para convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre.
Titular Telediario 03/08/15 (mediodía): Artur Mas ha firmado hoy el decreto para convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre.
Titular Telediario 04/08/15: Artur Mas firmó ayer el decreto para convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre.
Qué hartura ¿verdad? Bien podría servir para explicarle a mi hijo los tiempos verbales (Aprende con Artur Mas).

¿Es tan importante esta noticia como para darle tanta reiteración? ¿O se pretende transmitir un estado de ánimo concreto, mediante la repetición de un hecho que en realidad es normal en una convocatoria electoral ordinaria?
  • ¿Cómo están contándome la noticia? Aquí debemos prestar atención al horario o la posición dentro del mismo informativo. Generalmente, los noticieros (me encanta esta palabra) colocan en cabeceras atractivas aquellas noticias que les interesa recalcar. Y es simpático ver cómo lo que para un medio es portada, para otro puede ser una breve reseña en páginas interiores. Hagan la prueba comprando cualquier día dos periódicos distintos, les ocupará muy poco darse cuenta.
  • Y finalmente ¿Qué pretende este medio de comunicación cuando califica esta información de noticia y la comunica de este modo? Entre los posibles objetivos, el ciudadano instruido debería considerar:
  1. Sencillamente informarme. Bueno sí, a veces puede ser.
  2. Animarme al optimismo y al consumo. Bueno, al menos esto es positivo.
  3. Hundirme en la desesperanza y el miedo. Muy frecuente, tanto que podríamos tirar de hemeroteca para comprobar la cantidad de mensajes cargados de negatividad lanzados a las ondas en los comienzos de la crisis económica: “Todo está fatal, pero esto no es nada con lo que está por venir”.
  4. Fomentar mi odio, es decir, ponerme de mala leche, contra alguna persona, grupo, región, país o resto de país. No hace falta que les de ejemplos, ya se los imaginan ustedes solitos.
  5.  Orientar” de algún modo mi opinión sobre algún tema político, económico, religioso o social.
Ver Ciudadano Kane le ayudará a comprender
Terminaré con un ejemplo real que pretende alertarles de que, en el mes de Agosto, los medios acostumbran a poner en marcha la máquina de fabricar mala leche en modo turbo. Quizá la ausencia de noticias no les deje otra opción. Pero haría usted bien en colocarse la máscara de gas cuando vaya a ver el informativo. 

El 11 de agosto comencé mi jornada laboral como siempre a las 8 a.m. A las 9 a.m. hice una pausa para desayunar y aproveché para ver el telediario matinal de la 1. Con la tostada en la izquierda y el lápiz en la derecha, me dediqué a tomar algunas notas. Las noticias son las siguientes, en orden de aparición en los titulares (en cursiva mis notas):
  • Polémica con Gibraltar por la persecución de un narco en las aguas en disputa. Esto es un clásico de cada mes de agosto, no falla. Objetivo: distraernos un poquito sobre la realidad de que más del 50% de las empresas radicadas en Gibraltar son españolas, porque allí no se pagan impuestos. Ya estoy vacunado para este culebrón veraniego. No faltó el aleccionador recordatorio de que el Tratado de Utrecht dice que España no cedió aguas territoriales al Reino Unido (salió una imagen del documento original, qué emoción).  
  • Precalentamiento del ambiente de cara a la Diada de Cataluña, sobre quién estará y quién no. Aquí me suministraron mi ración diaria de mala leche contra nuestros compatriotas.
  • En Euskadi todavía se hacen homenajes a etarras. Pues lo  mismo, por aquello de que después del primer plato viene el segundo. Algo así como “y no te olvides de los vascos”.
  • Rodrigo Rato se reúne con el Ministro para hablar de sus cosillas. Esto más que noticia es denuncia y me parece muy bien. Me alegro que lo airee la televisión pública. Pero también me puso de mala hostia.
  •  Incendios por toda España. Lamentable clásico del verano también y como siempre… casi todos intencionados. Acabé con rabia después de ver nuestros montes arder.
  • La inmigración, menudo problema. En España los inmigrantes se aprovechan de nosotros y entran libremente. Gracias a la legislación sobre reagrupación, un inmigrante guineano ha logrado traer a 22 hijos. Mientras tanto Salvamento Marítimo sigue recogiendo más y más inmigrantes en el mar y llevándolos a puerto. … Sobre esto juzguen ustedes mismos.
Que pasen buen Agosto. No vean televisión ni lean prensa sin protección. 

Cómprense un libro que les guste y dedíquense a folgar. 

En la primera acepción del diccionario de la RAE.

O en la segunda, como gusten.

 "You provide me with the photographs, and I'll provide you with the war
"Usted deme las fotos, que yo le daré la guerra"
William Randolph Hearst 1863-1951
Periodista, magnate y político estadounidense.

Contestación por telégrafo de Hearst al fotógrafo del Journal que desde La Habana le escribió el siguiente mensaje: "Todo en calma. No hay problemas. No habrá guerra".


No hay comentarios:

Publicar un comentario